logo la unica
9 - junio - 2017

Llega el medio aguinaldo y la AFIP aclaró cómo se pagará el impuesto a las Ganancias

El cálculo cambió en diciembre, con la nueva ley, pero contadores y empresas pidieron al fisco alternativas. Cuáles son los cambios y cómo afectan al bolsillo.

La reforma en el impuesto a las Ganancias de diciembre último provocó algunos problemas en las empresas a la hora de descontar el tributo del aguinaldo. Esos inconvenientes comenzarán a plasmarse en los bolsillos en las próximas semanas, cuando los trabajadores alcanzados por esta retención cobren la mitad del Sueldo Anual Complementario (SAC) de junio.

A fin de año, al cambiar la cuarta categoría de Ganancias, el Congreso dispuso modificaciones en la manera en que debe retenerse el impuesto del aguinaldo. Según la ley, el tributo debe prorratearse a lo largo del año, para matizar el impacto en el recibo del SAC. En otras palabras: en vez de descontarle todo de golpe al trabajador, la retención debe producirse en doce cuotas mensuales. El empleado empieza a pagar Ganancias por su aguinaldo de antemano, antes de percibir ese ingreso.

Pero la implementación de la norma trajo problemas. La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) reglamentó esta parte de la ley en marzo. El año ya había comenzado y los empleadores no tenían los sistemas listos para cambiar la forma de retener el impuesto del aguinaldo. Llegó junio y muchas empresas, sobre todo pequeñas y medianas, siguen con inconvenientes y todavía no aplicaron los descuentos.

La AFIP reaccionó hoy y publicó una nueva norma en el Boletín Oficial. La resolución 4065-E da a las compañías que aún no lo hicieron tres alternativas para descontar el impuesto del medio aguinaldo. Las tres opciones repercutirán en el bolsillo del trabajador.

Según Daniel Lejtman, socio del estudio Lisicki Litvin, la primera alternativa consiste en hacer las deducciones en partes iguales de aquí a fin de año. Es decir: en vez de dividir el descuento por doce meses, fragmentarlo en siete.

La segunda opción, continuó el especialista, consiste en aplicar los descuentos correspondientes a las doceavas partes correspondientes de aquí a fin de año y retener en la próxima liquidación lo no descontado hasta ahora.

La tercera y más sencilla, pero con más impacto en el bolsillo, es la de aplicar todo el descuento correspondiente a la primera mitad del año en el medio aguinaldo de junio. “Es la opción más prolija, retener del aguinaldo el monto que correspondería”, analizó Paula Babij, Senior Manager del área de impuestos del estudio KPMG.

De todos modos, esta última alternativa implica un perjuicio para el trabajador. Hasta el año pasado, el descuento de Ganancias correspondiente al medio aguinaldo de junio se prorrateaba entre ese mes y diciembre. El impuesto impactaba de lleno en el pago de fin de año, cuando ya no había deducciones disponibles, pero no en el de medio término.

Humberto Bertazza, presidente del Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Ciudad, afirmó que los cambios que implementó la AFIP son en respuesta a un reclamo de los contadores. “Habíamos planteado el problemas. Hay inconvenientes en la aplicación práctica con muchos puntos de la ley” del impuesto a las Ganancias, afirmó. Mencionó, entre otras cuestiones, los cambios relativos a la deducción de viáticos y horas extras.

“Son todas normas complejas. El Congreso aprueba la ley, pero a partir de ahí hay que hacer un recorroido de resoluciones, aplicativos, sistemas, y la AFIP no da abasto”, afirmó el especialista.

Desde este año, están alcanzados por el impuesto a las Ganancias los trabajadores solteros con salarios brutos mensuales de $ 270941 (unos $ 23 200 de bolsillo) y los casados con dos hijos con sueldos brutos de $ 37 000 o más (son 30 700 pesos netos).